El coronavirus y la economía

Por: José Lois Malkum

La matriz para calcular los resultados es compleja porque muchas variables estarán en juego y algunas son inciertas.

Por ejemplo, la importación de petróleo generaría ahorros internos por unos US$1,200 millones si el barril cae a US$40 o menos. Eso reduciría el déficit de la cuenta corriente y el de la balanza comercial de bienes.

Todos los demás bienes que importamos podrían bajar de precios por una diminución de la demanda agregada a nivel mundial. Pero también afectará los bines que exportamos, excepto el oro, que podría escalar los US$2,000 la onza generando ingresos adicionales por US$200 millones.

Los mercados de valores colapsaran y muchos inversionistas buscaran en el oro un resguardo temporal.

El turismo, por ejemplo, caería un 25% (perdida: US$1,500 millones) en los próximos meses, dependiendo de cuan grande sea la contaminación en el país. La demanda interna se reducirá drásticamente afectando a bares, restaurantes, espectáculos, cines, teatro, viajes, escuelas, etc.

La actividad política de masas se reduciría a cero.

Los ingresos fiscales caerán significativamente por efecto de una menor recaudación (aduanas, ITBIs y del ISR), considerando la caída de los precios internacionales y las grandes pérdidas que tendrán los negocios locales. Pero habrá ahorros en algunas partidas de gasto como el subsidio a la electricidad.

Habrá que modificar el presupuesto 2020 para asignarle al sector salud por lo menos 0.5% del PIB adicional (RD$24 mil millones). Pero como el gobierno dispondrá de menos ingresos, la caída del precio del petróleo y el aumento del precio del oro podrían compensarlo, siempre y cuando se imponga una fuerte austeridad.

Como las tasas de referencia de los bancos centrales bajaran, la colocación de nuevos bonos se haría a tasas más atractivas. Hay que ver si el país podría soportar nuevas deudas en este complejo escenario, donde un 23% de los ingresos fiscales es para pagar intereses.

La inversión externa neta también se contraerá significativamente, aunque las remesas podrían mantenerse estables.

Al bajar las ventas, la cadena de suministros estará operando con pérdidas y los despidos serán masivos.

El Banco Central, tendrá que bajar las tasas de interés y flexibilizar la política monetaria nuevamente dando facilidades adicionales para ir en rescate de las empresas y evitar un derrumbe del PIB.

¿Resultado final? La economía retrocederá 5 años dependiendo de cómo se extienda el virus aquí y en el resto del mundo.

04 de marzo de 2020

Los comentarios están cerrados.