¿Nos jodemos?

Por: Jose Luis Taveras

Entiéndanlo, líderes: nuestras carencias son de confianza y seguridad en lo que somos. La crisis no reside en lo que hacemos o tenemos. Hacer y tener son medios para ser. Si no hay una comprensión racional de que lo queremos como sociedad, no hay sentido de arraigo ni conciencia de nación. Las grandes democracias han corrido de la mano de planes que se les imponen a las administraciones. Son cartas de ruta para el desarrollo. Hacer cosas es una solución remedial, pero no curativa. Es como llenar el dispensario de medicinas para cualquier enfermedad.

No sé si reírme cuando todavía escucho mercadear una candidatura con base en una lista de lo “que hizo”. Las gestiones se evalúan por resultados mesurables. Donde existe planificación los balances de los gobiernos se consolidan y se ajustan a esos planes. El éxito no es de cada administración de manera aislada sino de los logros conjuntos de acuerdo a las metas previstas y a las políticas de cumplimiento definidas en una estrategia de nación como diseño de futuro. Donde hay desarrollo institucional los gobiernos pasan y el Estado queda.

Por eso nuestro “desarrollo” no es tal, apenas llega a “progreso”. A pesar del manejo indistinto de ambos conceptos, son nociones diferenciadas: el progreso es riqueza material, el desarrollo es bienestar de la gente; el progreso es una condición surgida, el desarrollo es un estado conducido; el progreso es selectivo, el desarrollo es inclusivo; el progreso es episódico, el desarrollo es continuo; el progreso es coyuntural, el desarrollo es estructural; el progreso destaca las diferencias, el desarrollo las equilibra. El mejor progreso es el que resulta del desarrollo; el peor desarrollo es el que se queda en el progreso. Así, un Palacio de Justicia moderno y funcional es progreso; en cambio, una judicatura competente, independiente y digna es desarrollo. Una ciudad llena de torres es progreso, pero con un tránsito viable y un ambiente sostenible es desarrollo. Aquí se gobierna para el progreso; no tenemos estrategias de desarrollo.

Más que dirigentes, necesitamos acuerdos sociales sobre realidades estructurales, inteligencias de planificación, mecanismos de diálogo, actores comprometidos con el futuro. Otros líderes, otras visiones, otras conducciones. Es posible que estemos lejos de esas utopías, pero la realidad irá demostrando que sin ellas no podremos hablar de futuro. Si no resultan del consenso se impondrán por mandato de las crisis y estas son como el agua: donde no encuentra salida abre. A veces convienen esas rupturas para terminar de convencernos de que los modelos como los que tenemos respirando, deben clausurar. Y este arquetipo solo se sostiene con las fuerzas de los intereses, columnas muy frágiles para resistir las enormes presiones sociales. Terminamos como empezamos: se trata de un sistema que entró en el colapso, sin causas que lo legitimen ni valores que lo oxigenen. Perdió confianza, seguridad y credibilidad.

O cambiamos o nos jodemos.

05 de marzo de 2020

Los comentarios están cerrados.