Sustitución de Ordenanzas deben ajustarse al de Plan Ordenamiento Territorial

La modificación de la Ordenanza 85-2009 por la 10-2020, aprobada recientemente por el Concejo de Regidores del Distrito Nacional, contradice los procedimientos del Plan de Ordenamiento Territorial que establece la forma como se deben manejar las densidades en esta demarcación.

Arq. Erick Dorrejo Medina

Así lo consideran los urbanistas Erick Dorrejo y Marcos Barinas, quienes opinan que para modificar densidades hay que tomar en cuenta infraestructuras, niveles de ocupación de lotes, así como el impacto en servicios fundamentales como agua potable, drenaje, energía eléctrica, recolección de residuos sólidos y transporte.

Dorrejo explica que las revisiones de ordenanzas era un tema pendiente desde hace varios años, pero sin embargo, se llamó a vista pública en medio de la pandemia del covid-19 de manera virtual, tomando solamente como parámetro el aumento de la densidad.

En una de las vistas alertó a los regidores que era muy peligroso tomar solo el parámetro de la densidad en la nueva ordenanza, sin tomar otros factores ya citados, podría provocar el deterioro de la calidad en la propia ciudad.

“Por lo tanto, pierde atractivos, por consiguiente la ciudad se torna menos competitiva, y entonces motiva a que los grandes capitales se vayan fuera de la ciudad”, afirma Dorrejo.

Poligono Central Santo Domingo. foto Jorge González

Consideró que el aumento de densidades hay que vincularlo al desarrollo de las infraestructuras de servicios básicos, como agua potable, saneamiento, energía eléctrica y transporte colectivo, pero además complementarlo con el espacio público. En cuanto a espacios públicos, expone áreas verde o espacios de esparcimientos, así como también de aceras adecuadas para que el ciudadano pueda caminar sin inconvenientes.

Advierte que si el aumento de densidad es aprovechado por el sector privado e incrementa la cantidad de personas que se moverán en el territorio, y no se toman en cuenta las infraestructuras de los servicios, el resultado será el deterioro de la ciudad.
“Estoy de acuerdo con que se haga una revisión de las ordenanzas, pero no con el criterio que haya primado por encima de todos los demás, como ha sido el aumento de la densidad, en el caso de algunos sectores de la Circunscripción Uno, sin tomar en cuenta el de los servicios”, señala.

Arq. Marcos Barinas

El urbanista Marcos Barinas estima totalmente inadecuada la ordenanza 10-2020 que modifica la 85-2009, debido a que contradice los procedimientos que establece el Plan de Ordenamiento Territorial en cuanto a como se deben manejar las densidades en la ciudad de Santo Domingo.

Barinas coincide con Dorrejo en que el plan sugiere tomar en cuenta no solamente las densidades sino también las infraestructuras de servicios, niveles de ocupación de los lotes.
Expresó que no participó en las vistas públicas que fueron desarrolladas de manera virtual, por la pandemia del covid-19, porque siempre estuvieron llenas.

“Pero no hay que participar en los debates, es que la ordenanza contradice, en termino procedimentales, lo que establece el Plan de Ordenamiento Territorial, que está por encima de un plan indicativo de densidades”, explica Barinas.

 

Por Juan María Ram­írez/Hoy

Los comentarios están cerrados.