Cesáreas: El negocio de los médicos, las clínicas y las ARS

El médico gineco obstetra Cristian Guillermo Francisco asegura que no se ha tenido consciencia de las complicaciones de este procedimiento en la mujer

El médico gineco obstetra Cristian Guillermo Francisco, denunció que en el país se practican una alarmante cantidad de cesáreas en hospitales y clínicas privadas debido a los beneficios que obtienen los médicos y las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS).

El médico-docente destacó que se obtienen mayores ganancias al realizar una cesárea, pues se trata de un procedimiento quirúrgico que requiere mayores cuidados que un parto vaginal.

Doctor Cristian Guillermo Francisco

Además, el también docente de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en los principales hospitales de Santo Domingo, señaló que este procedimiento se realiza en un lapso de una a dos horas, mientras que, parir un niño de forma natural o vaginal puede tardar entre 12 a 16 horas en las que el doctor debe estar presente para asegurarse de que no haya complicaciones.

En este sentido, declaró que la Sociedad Dominicana de Obstetricia y Ginecología (SDOG), realizó una protesta con el objetivo de lograr que la asistencia al parto tenga un mayor pago que la cesárea.

En una entrevista para el programa radial «Revista Dominical Dejando Huellas», transmitida por CDNRadio, Francisco dijo que: “Hoy en día las cesáreas están vinculadas a la comodidad del gineco-obtetra y muchas de ellas, a la petición de las mujeres, porque creen que es más fácil que el trabajo de parto”.

De acuerdo con el médico, en las clínicas y hospitales se utilizan diversos recursos para intentar convencer a las mujeres de que este procedimiento es mejor que dar a luz naturalmente, entre ellos, resaltar las desventajas de este último o simplemente programar la cesárea, aunque no sea necesario valiéndose de motivos insuficientes.

En su opinión, este método únicamente debería ser utilizado para evitar que se presente alguna de estas circunstancias: Que se produzca un trabajo de parto morboso con trastorno, que existan trastornos a nivel de la madre o sufrimiento fetal.

Consideró que en el país todo aquel que sepa cómo manejar un bisturí puede hacer una cesárea, sin embargo, desde su posición como docente, el especialista ha insistido en que los futuros profesionales de la medicina no deben ser ‘cesareólogos’, sino personas que domine los conocimientos requeridos para realizarla.

Durante el encuentro, Francisco dijo a Onorio Montás, productor del programa que “no hemos tenido la consciencia de las grandes complicaciones que tiene el procedimiento de una cesárea”.

Mencionó que existen diversos factores que pueden provocar infecciones y, en casos más graves, la esterilidad de la mujer. Señaló que la administración de la anestesia es un gran riesgo, debido a que podría provocar una reacción en la paciente que la lleve incluso a la muerte.

Relató que esto ya ha sucedido anteriormente, incluso con pacientes a las que ya se les había aplicado el medicamento en otras ocasiones.

También puntualizó en que se debe tener una buena técnica, ya que el doctor incidirá con el bisturí en el abdomen de la mujer y luego el utero, por lo que debe tener un amplio conocimiento sobre los pasos a seguir, además de saber cómo extraer al bebé y, también, saber extraer los restos para dejar totalmente limpia la zona.

Por otro lado, añadió que se debe conocer el tipo de sutura a utilizar para que quede bien hecha y evitar que se abra la herida y empiece a sangrar después de que se vaya el doctor.

Otra posibilidad planteada por Francisco es que quede algún cuerpo extraño que pueda provocar las llamadas adherencias, que puede ser hasta una gasa, dentro del abdomen a la hora de suturar la herida, sea este acto consciente o inconscientemente.

Apuntó que aún se realice este procedimiento en manos de un medico calificado para el mismo, una mujer no puede realizarse más de cuatro cesáreas y agregó, que luego de la primera, los partos posteriores deben ocurrir de la misma manera.

Por esta razón, el también docente llamó a las mujeres a evaluar todo el panorama antes de proceder a realizarse una cesárea si no es absolutamente necesario para el nacimiento de su bebé.

Consideró este hecho como una limitación de la natalidad a la mujer dominicana, mientras que, en el caso de las haitianas que vienen al país a dar a luz, se les realiza un parto natural, en ocasiones con mayores beneficios que las nacidas en el país.

Resaltó que estas mujeres entran al país de manera irregular y, posteriormente, sus hijos adquieren la ciudadanía dominicana a pesar de que la propia Constitución haitiana establece que pertenecen a ese país sin importar el lugar donde nazcan. 

Explicó que cuando una persona reclama por la situación se les tilda de racistas, por lo que muchos prefieren quedarse callados.

“Tenemos que coger consciencia, vamos a sentarnos frente a un espejo y a mirarnos a ver si lo que estamos haciendo es correcto”, finalizó.

OM/jcv