Inmunidad de la inmundicia

Por: Julio César Malone

El Covid-19 tie­ne perplejos a los epidemió­logos porque, extrañamente, la mayoría de los infectados y muertos son de naciones que tienen las mejores infraestructuras sa­nitarias del planeta.

El domingo, europeos, estadounidenses y canadienses, los más ricos del planeta, sumaban 3.5 de los 5.2 millones de infec­tados. Los países “pobres” tenían 1.7 mi­llones. De 339,366 muertos, hay 273,276 muertos ricos y 66,090 muertos pobres.

Esos números desafían toda lógica sa­nitaria científica y convencional.

Los países pobres tienen menos salu­bridad e higiene, y mucho más hacina­miento. Eso, sin duda, los ha dotado de un nivel inmunitario superior al de los ri­cos. El peor contraste posible se observa en dos países. Estados Unidos es la na­ción más rica del mundo. Tiene casi 100 mil muertos mientras Haití, una de las mas pobres, sólo tiene 25 muertos.

La pobreza y la inmundicia crean su propia inmunidad.

Los comentarios están cerrados.