Ultimate magazine theme for WordPress.

Roque Espaillat Tavárez señala que el problema energético en el país podría resolverse en 90 días

96

El comisionado de Rescate Democrático denunció que las compañías energéticas atentan contra el Estado Dominicano

El doctor Roque Espaillat Tavárez, comisionado del Movimiento Social Rescate Democrático manifestó que el problema de la energía eléctrica que afecta al país podría resolverse en un plazo de 90 días si se toman las medidas adecuadas.

doctor Roque Espaillat Tavárez

Aseguró que el Estado gasta mil millones de dólares anualmente en el subsidio del sector eléctrico que se encuentra privatizado desde hace aproximadamente 20 años, por lo que debe hacerse un diagnóstico responsable de esta problemática.

En una entrevista para el programa «Revista Dominical Dejando Huellas», producido por Onorio Montás y transmitido por CDNRadio, Espaillat consideró que se han cometido diversos crímenes en el manejo de la industria energética en el país.

Señaló que el primero de ellos, fue permitir que el sector privado sea quien administre los bienes de la nación. 

El segundo, aceptar la disposición de los empresarios de comprar las plantas y pagar al Estado con los mismos ingresos que se produzcan.

Alegó que esta situación permite el robo de una parte considerable de los ingresos que le corresponden al Estado, acto que se encuentra documentado en los expedientes del Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (FONPER).

En tanto que el tercer crimen, para el también empresario, es el hecho de que es el Estado el que debe comercializar la electricidad del pueblo dominicano, ya que los empresarios no se interesan por hacerlo.

Declaró que los generadores le venden al Estado a 11.4 centavos el kilo y a su vez, este se ve obligado a revenderle a la población a un precio de 13.9 para obtener una ganancia de 2.5 centavos que se utilizarán para cubrir los costos de los gastos de operación derivados de la distribución.

Sistema electrico nacional

Sin embargo, señaló que existe un déficit debido a que la entidad cuenta con cinco veces más empleados de los que realmente necesita, por lo que deberían ganar 4 centavos para cubrir sus gastos.

También, afirmó que se pierde aproximadamente un 30% en técnicas de transmisión.

“Deben decirles a los generadores de energía que se respeta la ley y la seguridad jurídica pero que no pueden valerse del ordenamiento jurídico de una manera legal, pero ilegítima para estafar a la nación”, indicó.

Espaillat condenó las altas tarifas que se manejan, pues considera que deben disminuirse de manera que el estado pueda ahorrarse los mil millones de dólares dedicados a este servicio e invertirlos en beneficio de la sociedad.

“Son cinco mil millones de pesos que podrían invertir por mes en obras de infraestructura atendiendo las prioridades reales de la nación y poniendo un cuerpo de auditoría en el que el contratista que se robe un centavo o disminuya la calidad de la obra sea enviado al 15 de Azua y lo muestren cada tres meses en la televisión”. 

Explicó que esto no se efectúa debido a que no resultaría conveniente para los empresarios, por lo que es tarea de la población defender a la nación y sus intereses por encima del de ese sector.

Declaró que los ciudadanos deben ver como un mandato moral vigilar que se tomen consecuencias para las personas que, como ocurre con el sector energético, se beneficien del Estado.

“Este país ha sido manejado durante décadas como una piñata, donde una jauría de falsos empresarios con una conducta de hienas ha ido depredando la nación dominicana”, puntualizó.

Espaillat, quien es residente de Corea del Sur, puso como ejemplo la historia del país asiático para ser tomada en cuenta por la sociedad dominicana. 

Señaló que la nación se vio devastada a raíz de la ocupación japonesa de Corea, que tuvo lugar desde el 22 de agosto de 1910 al 15 de agosto de 1945 y, posteriormente, la guerra de Corea, situada entre 1950 y 1953.

La guerra de Corea se trató de un conflicto bélico en el que la parte sur contó con el apoyo de Estados Unidos, mientras que la parte norte fue apoyada por China, tras meses de tención debido a las negociaciones para la reunificación que se llevaban a cabo y la invasión de Corea del Norte a Corea del Sur, que fue el detonante de la guerra.

A pesar de esta situación, Espaillat señaló que un grupo de hombres y mujeres con una visión patriótica decidieron que iban a levantarse de las cenizas y construir una gran nación para sus habitantes.

Relató que el presidente surcoreano Park Chung-hee llevó a los habitantes más calificados de su país al poder independientemente de su posición política y se instauró un sistema judicial eficaz e independiente, lo que logró una notoria mejoría en la nación.

Así mismo, instó al gobierno dominicano a actuar de la misma manera en lugar de otorgar los altos mandos del gobierno a quienes apoyaron al presidente durante su campaña a manera de pago por favores políticos.

OM/JCV

Los comentarios están cerrados.